Home > Priorización a la mujer

Orientándonos en los Objetivos del Milenio establecidos por la ONU, la Fundación Ayuda se enmarca en el objetivo 3: “Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la Mujer”.

Las estadísticas demuestran la necesidad apremiante de apoyar proyectos enfocados a la mujer:

• El 32% de los niños y niñas en Colombia viven solo con su mamá.

• 1 de cada 5 mujeres entre los 15 y 19 años ha estado embarazada alguna vez.

• En Colombia el desempleo de las mujeres está por encima de la cifra global: 10% (PNUD – 2013)

• Colombia ocupa el tercer lugar en América Latina en feminicidios.

La equidad es trabajada desde el empoderamiento de la mujer reconociendo la importancia del hombre en el equilibrio de dicha equidad.

Dar a las mujeres el mismo acceso a los recursos y servicios que a los hombres, podría aumentar los rendimientos de predios agrícolas que están siendo manejados por mujeres hasta en un 30 por ciento; podría aumentar la producción agrícola total en los países en desarrollo hasta en un cuatro por ciento y reducir el número de personas hambrientas en el mundo, en 100-150 millones.

Indicadores para el empoderamiento de Mujeres

• Trabajo: Con encadenamientos productivos sostenibles, formación para el trabajo / emprendimiento.
• Resiliencia: Con atención psicosocial, pautas de crianza y habilidades para la vida.

Priorización Mujeres:

Los organismos de desarrollo y líderes de pensamiento del desarrollo a nivel mundial, expresan el impacto que tiene el empoderamiento de las mujeres para la transformación de las comunidades. Un movimiento que explica de manera sencilla esta hipótesis es The Girl Effect, indicando que hay razones sólidas para invertir tiempo, energía y capital en una niña adolescente. Ver explicación en el siguiente enlace:

Estas referencias y razones son aplicables, no solo para mujeres jóvenes o adolescentes, sino para niñas y mujeres adultas o de la tercera edad, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

1. Las mujeres son agentes de cambio:

a. Ellas juegan un papel crucial en la solución de los problemas de desarrollo más persistentes que enfrenta el mundo hoy en día.
b. Las mujeres son agentes de cambio y juegan un papel crucial en la solución de los problemas de desarrollo más persistentes que enfrenta el mundo hoy en día. Al invertir en su potencial económico a través de la educación y la formación, y en programas que tiendan a su sano desarrollo y a su resiliencia, permiten recuperar su capacidad para prevenir, minimizar o superar los efectos dañinos de la adversidad; evitando o retrasando el matrimonio infantil y el embarazo adolescente; se puede contribuir a romper el círculo vicioso de la pobreza y de la violencia. La atención y el apoyo a la mujer que se refleja en su autoestima, afecta de manera directa a su círculo familiar y a su comunidad. Al invertir en su potencial económico a través de la educación y al retrasar el matrimonio infantil y el embarazo adolescente, temas como el VIH y el SIDA se pueden resolver y el ciclo de la pobreza se puede romper.

2. Educación:

a. Cuando una chica en el mundo en desarrollo recibe siete años de educación, se casa cuatro años más tarde y tiene 2,2 hijos menos.
b. Las niñas que permanecen en la escuela durante la adolescencia tienen una iniciación sexual más tardía, tienen menos probabilidades de ser sometidas a relaciones sexuales forzadas y, de ser sexualmente activas.
c. Tienen más probabilidad de usar anticonceptivos, que las compañeras de su edad que están fuera de la escuela.

3. Empoderamiento económico:

a. Cerrar la brecha de desempleo entre las jóvenes y sus contrapartes masculinas produciría un aumento del PIB de hasta un 1,2 por ciento en un solo año.
b. Un año adicional de educación primaria de las niñas aumenta los salarios eventuales en 10-20 por ciento. Un año adicional de educación secundaria, añade el 15-25 por ciento.
c. Dar a las mujeres el mismo acceso a los recursos y servicios que los hombres, podría aumentar los rendimientos de la tierra de las mujeres hasta en un 30 por ciento, aumentar la producción agrícola total en los países en desarrollo hasta en un cuatro por ciento y reducir el número de personas hambrientas en el mundo, en 100-150 millones.

4. Salud y seguridad:

a. En general, las hijas mujeres ofrecen una mayor variedad de ayuda a sus padres viudos, y se ha demostrado que proporcionan el doble de horas de asistencia en comparación con los hijos. b. Igualmente, las mujeres distribuyen sus ingresos en el cuidado y protección de sus familias y menos en recreación como en el caso de los hombres.